Nos encantan las pelotas Montessori. A simple vista ya se puede ver que son diferentes a las demás pelotas.
Desarrolla el tacto y el oído en bebés. Sus huecos están pensados para que las pequeñas manitas puedan agarrarla y que no se escape. Y el cascabel que lleva en su interior hará que suene cuando la muevan. Se pueden colgar de una cinta para usarla como móvil y que el bebé intente agarrarla.
Cuando los bebés comienzan a gatear es ideal para perseguirla, porque no rueda mucho, y así no se frustran y se animan a gatear hacia ella.
Y los niños más grandecitos podrán jugar con ella a patearla, a tirársela unos a otros, etc.
¡Es un regalo genial!

No se encontraron productos que concuerden con la selección.