[space_20]

Seguro que a éstas alturas ya habéis oído hablar del método Montessori, la filosofía Montessori o las escuelas Montessori. Además de éstas escuelas hay montones de tiendas que ya se están apuntando a la “moda” y ofrecen toda clase de recursos basados en éste tipo de educación: juguetes, muebles, libros…

En éste artículo os pongo en situación y os doy ideas para acondicionar vuestra casa según éste método.

Antes he puesto “moda” entre comillas porque aunque cada vez se hable más de éste método, lo cierto es que surgió hace ya bastante tiempo, a principios del siglo XX. Y el cerebro que estuvo detrás fue el de María Montessori.

[space_20]

¿Pero quién fue María Montessori?

maria montessori

María Montessori, nacida en 1870, fue la primera mujer italiana que se graduó como doctora en medicina. Sus conocimientos abarcaban la antropología, biología, psicología, filosofía, y fue además educadora y pedagoga. Una mujer notable, sin duda.

Hoy en día es muy difícil comprender el impacto que tuvo Maria Montessori en la renovación de los métodos pedagógicos a principios del siglo XX, pues la mayoría de sus ideas hoy parecen evidentes e incluso demasiado simples. Pero en su momento fueron innovaciones radicales, que levantaron gran controversia especialmente entre los sectores más conservadores.

Entre 1898 y 1900 trabajó con niños considerados perturbados mentalmente. Y fue entonces cuando se dio cuenta de que estos niños tenían potencialidades que podían ser desarrolladas y que eran dignos de una vida mejor sin representar una carga para la sociedad. En este momento decidió dedicarse a los niños durante el resto de su vida.

Montessori, al desarrollar su labor pedagógica, descubrió los trabajos de dos médicos franceses, Jean Itard y Eduardo Séguin. El primero determinaba la importancia de la observación en los niños y entendía que a los niños no se les puede imponer nada. El segundo creó ejercicios y materiales para ayudar al niño a desarrollar sus facultades.

Más tarde, conoció los trabajos del pedagogo suizo Johann Heinrich Pestalozzi, que hacía énfasis en la preparación del maestro, que primero debe lograr un cambio en su persona y debe tener amor a su trabajo. También debe haber amor entre el niño y el maestro.

Todas éstas influencias, además de su propia experiencia, dio origen a lo que hoy conocemos como el método Montessori.

[space_20]

El método Montessori

El método Montessori, o educación Montessori, pone el énfasis en la independencia del niño, en su libertad y en el respeto de su desarrollo psicológico natural. El niño desarrolla todo esto cuando le brindamos un ambiente adecuado y atendemos sus necesidades de desarrollo natural gracias a la observación del mismo.

Para explicar todo ésto, se puede decir que la educación Montessori se basa en cuatro pilares fundamentales que son: la observación del niño, su desarrollo natural, su independencia y su libertad, todo ello en un ambiente preparado y adecuado a sus necesidades.

Y por supuesto, es muy importante que éste ambiente sea de amor hacia el niño. Amor entendido no sólo como ofrecer al niño nuestro cariño y contacto, sino también procurar tener paciencia con él, empatía, valorar sus gustos y sus necesidades, y saber darle libertad con límites.

Voy a explicar un poco los cuatro puntos fundamentales de los que os hablaba.

Observación:

María Montessori comenzó a desarrollar su método gracias a la observación del niño. Ésta observación es la herramienta que tenemos nosotros como adultos para ver las necesidades del niño y de esta forma poder atenderlas.

Cuando observamos a un niño, podemos darnos cuenta de muchas cosas: si se aburre con una actividad, si la repite, qué dificultades tiene, si es capaz de concentrarse, si le produce frustración o si le motiva a seguir, etc.

Gracias a todas éstas cosas, podemos comprender qué le gusta al niño, qué podemos potenciar, y así poder comprenderle y ofrecerle estímulos adecuados a sus necesidades.

Desarrollo natural:

El Método Montessori se adapta a las diferentes etapas por las que atraviesa el niño, y sobre todo es muy sensible en la edad de los 0 a los 6 años, que es cuando los niños absorben todo lo que está en el ambiente que lo rodea, cultura, idioma, etc.

Es en este periodo donde se dan los llamados “periodos sensibles”, periodos en los que el niño es más propenso a aprender una determinada cuestión.

Los cuatro periodos sensibles que destaca el método Montessori son:

  • Lenguaje (de los 0 a los 6 años): en este periodo el niño siente una fuerte atracción por los sonidos vocales o el movimiento de la boca.
  • Orden (de 0 a 3 años aproximadamente): el niño organiza el esquema mental del mundo.
  • Refinamiento de los sentidos (de 0 a 4 años aprox.): el niño obtiene la información del ambiente a través de sus sentidos.
  • Movimiento (de 18 meses a 4 años aprox.): el niño continúa su desarrollo motriz enfocándose en la motricidad fina.
Independencia:

La independencia del niño significa la capacidad del niño de hacer las cosas por sí mismo. Los niños necesitan libertad para actuar, para elegir sus propias actividades, desarrollarlas a su ritmo y repetirlas tantas veces como quiera.

María Montessori decía que “Es necesario satisfacer lo más pronto posible el deseo de actividad del niño, no servirlo, sino educarlo para que logre su independencia.”, y también que “Toda ayuda innecesaria que le demos al niño será un obstáculo para su desarrollo“.

Muchas veces pensamos que ayudamos a nuestro hijo guiándole y haciendo las cosas por él, para que él vea y aprenda, y no nos damos cuenta de que la mejor manera de que aprenda es que él sea quién haga las cosas, a su manera y a su ritmo. Igual de importante es dejar que cometa errores, procurar que se dé cuenta de qué es lo que ha hecho mal, pero darle la oportunidad de que los corrija él solito.

Libertad:

Otra característica de la educación Montessori es la libertad. Que no libertinaje (me encanta ésta palabra, jeje). No se trata de dejar que los niños hagan lo que quieran. Deben existir límites fijos y firmes.

Si pensamos que debemos controlar al niño porque si no lo hacemos, armará un buen lío, demostramos que no tenemos fe en él.

Por ejemplo, una de las lecciones de la educación Montessori dentro de la vida práctica son las “lecciones de gracia y cortesía”. Esto es, enseñar a los niños, entre otras cosas, cómo se mueven las mesas y las sillas, cómo transportar el material, cómo observar el trabajo del otro, cómo estornudar…etc. Éstas enseñanzas ofrecen al niño las herramientas para actuar dentro del ambiente con libertad, le enseñan al niño como comportarse de forma que el pueda ser libre dentro del mismo.

Como expliqué antes, éstos cuatro pilares de la educación Montessori debemos encuadrarlos dentro de un “ambiente preparado”. Y ¿qué entendemos por ambiente preparado?

El ambiente preparado Montessori

Sabemos que los niños cuentan con un cerebro distinto al adulto, una mente absorbente que los transforma, literalmente, en función de las experiencias que el entorno les proporciona.

Pero nuestra sociedad está pensada y diseñada prácticamente en exclusiva para el mundo adulto. Y resulta irónico que a pesar de la cantidad de materiales infantiles que el mercado nos ofrece, éstos muchas veces no cubren las necesidades reales de los niños.

Por ejemplo, jugar con una réplica de frutas variadas en plástico puede que le divierta durante un rato, pero la exploración real de una naranja, una manzana y un plátano por ejemplo, le ofrece infinidad de apreciaciones sensoriales que, sin duda, aportarán mucho más valor a su experiencia y por tanto, a su desarrollo.

María Montessori supo colaborar con la naturaleza ofreciendo el mejor medio de aprendizaje a los alumnos de sus escuelas: un espacio verdaderamente concebido para los niños en el que alcanzar la independencia mediante el libre movimiento, de manera segura y sin riesgos. Un sitio donde todo lo que ven está a su alcance y todo lo que está a su alcance puede ser explorado, porque todo tiene su razón de ser.

Para que se entienda mejor, algunas características de un ambiente preparado Montessori serían:

  • Muebles adaptados a su tamaño: camas bajitas para poder subir y bajar solitos, mesas, repisas, estanterías, etc, donde colocar los libros, juguetes y otras cosas y que estén a su alcance para que lo puedan coger y volver a dejar en su sitio sin ayuda.
  • Materiales naturales: juguetes de madera en vez de plástico, objetos naturales en lugar de artificiales (como el ejemplo de la fruta de verdad en vez de fruta de plástico).
  • Posibilidad de crear un pequeño huerto urbano: va en la línea del punto anterior. Es mucho mejor que los niños vean un tomate en la planta, ver cómo crece, etc. a que vean un tomate envasado.
  • Zonas de higiene y comida a su alcance: existen labavos y tazas de wc pequeñitas para poder ser usadas por los niños sin ayuda. También podemos crear un pequeño espacio en la cocina donde poner agua y algo de comer donde lo puedan coger si sienten sed o hambre.
  • Orden: se trata de tener las cosas ordenadas de manera lógica, en bandejas u otros sistemas de almacenaje de fácil acceso, para que sea fácil sacar las cosas pero también ponerlas en su lugar.

Y bien, después de todo éste repaso… ¿qué pensáis? Porque yo pienso: “ésto es genial, me parece muy adecuado y quiero aplicarlo a mis peques desde ya”.

Y si pensáis como yo, pues tenemos dos opciones: o matriculamos a los niños en una escuela Montessori o hacemos Montessori en casa. De todas formas no tiene sentido que los niños vayan a éste tipo de escuela y luego en casa no hagamos nada.

¡Así que llegamos a la parte divertida del post!

[space_20]

¿Cómo crear un ambiente Montessori en casa?

La teoría está muy bien, pero ¿cómo aplicamos todo ésto a nuestra casa y nuestros peques?. Porque no todo el mundo tiene el espacio ni el dinero para poner un wc en miniatura en su baño, por ejemplo.

Así que he buscado algunas ideas low-cost que pueden funcionar bien y no requieren un desembolso grande de dinero ni poner en práctica el bricolaje extremo. Tampoco creo que haya que reformar toda la casa y hacer que absolutamente todo sea Montessori. Podemos empezar con algunas cosas y a partir de ahí llegar hasta donde queramos y podamos.

Vamos a hacer un repaso por las habitaciones de la casa.

Cocina

En la cocina, por ejemplo, me ha gustado la idea de reservar un cajón para los peques lo abran libremente y sepan que allí pueden encontrar agua, por si tienen sed, o algo para comer (saludable, por supuesto). Podemos meter otros utensilios que sean capaces de manipular, dependiendo de su edad. Es buena idea, porque no supone añadir más trastos. Y desprendernos del espacio de un cajón para nuestras cosas no es mucho esfuerzo, ¿no?

montessori cocina

Otra buena idea es ayudarles a que aprendan a poner la mesa, y que ellos mismos se coloquen su plato, vaso, cubiertos, etc. Para ello sólo tenemos que dibujar las siluetas de los objetos en un mantelito individual, y así sabrán dónde va cada cosa.

montessori cocina

También podemos dejar a su alcance algunos utensilios básicos de limpieza. ¡Nunca productos químicos! Me refiero a un trapo, un plumero, una escoba, etc. Y que vayan acostumbrándose a pequeñas tareas de limpieza. No sé vuestros peques, pero a los míos siempre les ha llamado la atención la escoba y la fregona. Por supuesto, depende de la edad que tengan los niños y cómo se manejen con éstos artilugios, les daremos acceso a unos sí y otros no.

montessori limpieza

Cuarto de baño

Pasamos al baño, y si tenemos espacio, podemos poner una mesita, una palangana, un espejito, y voilà! Ya tenemos lavabo a escala infantil.

lavabo montessori

Si tenéis bidet, también podéis usarlo como lavabo. Simplemente colocad el jabón, cepillo de dientes, peine u otras cosas en la repisa.

baño montessori

¡Mirad lo que han hecho en ésta casa con una silla vieja!

baño montessori

Dormitorio

El dormitorio debería ser la parte más fácil de adaptar, porque en teoría está pensada para ser habitada por niños. Para la cama, podemos poner directamente el colchón en el suelo, aunque cada vez hay más modelos disponibles de camas bajitas que incluso pueden ser literas.

dormitorio montessori

cama montessori

Los cuentos, libros o revistas pueden estar en baldas como éstas. Así están al alcance de los niños y además les resulta muy fácil localizar lo que quieren.

baldas montessori

Y para fomentar que los niños más grandes vayan empezando a vestirse solitos, podemos dejarles la ropa a la vista y a su alcance. Mirad qué idea tan sencilla: usar una estantería baja con algunos cajones para la ropa interior, jerseys, etc., y colocar una barra al lado para las prendas que se cuelgan. Una barra extensible es barata y se puede conseguir fácilmente.

ropero montessori

Otras ideas Montessori

Por último quiero mencionar los juguetes y actividades Montessori. Hay tal cantidad de cosas que se pueden hacer con los niños, y que se ajustan a las ideas Montessori sobre independencia, estimulación sensorial, orden, etc., que no acabaría nunca éste post. Sólo hay que realizar una búsqueda en internet y la lista es interminable. Así que sólo voy a destacar unas pocas cosas que me han gustado especialmente.

Empezando por la pelota Montessori. Es súper útil. Durante los primeros meses puede estar colgada y ser usada como móvil táctil, favoreciendo la motricidad gruesa del bebé, al estimular que quiera cogerla. Más adelante servirá para estimular el gateo. Gracias a su forma, la pelota rueda poca distancia por lo que el bebé no se frustrará y se animará a intentar ir a buscarla. Además, con las hendiduras podrá cogerla y agarrarla sin problema.

Cuando comienzan a caminar, puede darle patadas, y según va pasando el tiempo puede jugar con ella a tirar, pasársela a alguien, etc.

pelota montessori

El siguiente juego se llama “caminar por la línea”. Consiste en dibujar una elipse en el suelo. Se puede usar cinta de carrocero o similar. Debe ser una elipse y no un círculo para que el niño sea consciente de los cambios de movimiento (en un círculo no habría cambios, se movería siempre igual).
Primero sólo se camina sobre la línea, y más adelante también se sujetan objetos. De éste modo, poco a poco los niños van perfeccionando sus movimientos. Aprenden a gatear, andar, mejoran su equilibrio… Y como ya se sabe, el desarrollo del movimiento y de la inteligencia van de la mano. Puede ser también una estupenda actividad de relajación si acompañamos la actividad de música tranquila. Y si usamos música más movidita podemos convertirlo en un juego más animado. Por ejemplo cuando pare la música los niños tienen que detenerse, y no se les debe caer el objeto que lleven en la cabeza.

linea montessori

Para desarrollar la motricidad fina podemos probar éstos juegos que además suponen una estimulación visual y desarrollan la asociación de colores.

tapones montessori

botones montessori

Otras metodologías educativas

Y por último mencionaré dos juegos que, aunque no pertenecen a la metodología Montessori, creo que pueden encajar perfectamente con su filosofía. Son muy entretenidos y bonitos, y seguro que ya has oído hablar de ellos. Son las mesas de luz y el arco iris de madera.

Las mesas de luz proceden del enfoque pedagógico Reggio Emilia. Consisten en una mesa cuyo tablero es de un material traslúcido y lleva en su interior unas luces, de tal modo que la mesa se ilumina y se puede trabajar sobre ella con diferentes materiales de colores, arena, pintura… con unos resultados geniales. Suponen un gran estímulo sensorial, fomentan la atención y la observación, etc. Además los niños se sienten naturalmente atraídos por la luz, lo que hará de ésta experiencia algo más motivador y enriquecedor.

Se pueden hacer en casa con una caja de madera y una tira de luces led. Es una de esas cosas que siempre quiero hacer pero nunca encuentro el momento. Si tenéis ocasión de poneros manos a la obra y haceros una, existen en internet tutoriales donde explican cómo hacer una caja de luz.

mesa de luz

En cuanto al arco iris, está inspirado en la corriente pedagógica Waldorf.

Es de madera, lo hay en diferentes colores, incluso se vende sin pintar para apreciar los tonos de la madera natural. Y es un juego súper compleo. Para empezar, la madera les da a los niños información sensorial valiosa, y con su manipulación ganan destreza y coordinación.

A través de éste juguete los niños van comprendiendo conceptos complejos como el equilibrio, la simetría y la resistencia. ¡Y además es súper bonito!

arco iris waldorf

arco iris waldorf

Espero que os haya gustado el post de hoy. ¿Qué os ha parecido la educación Montessori? ¿La aplicaríais con vuestros peques?

Dejadme vuestros comentarios.

¡Un abrazo!

Fuentes:

http://www.educomunicacion.es/figuraspedagogia/0_montessori.htm#Mar%C3%ADa_Montessori._Biograf%C3%ADa_

https://es.wikipedia.org/wiki/Maria_Montessori

https://es.wikipedia.org/wiki/M%C3%A9todo_Montessori

https://elmetodomontessori.com/educacion-montessori/

http://www.maminatura.com/blog/es/montessori-y-el-ambiente-preparado/

http://diariodeunaeducadorainfantil.com/que-son-las-mesas-de-luz/

Todas las imágenes están enlazadas a las respectivas páginas de donde las he tomado. Si alguien considera que estoy haciendo un uso indebido de dichas imágenes, puede ponerse en contacto conmigo.

Pin It on Pinterest